Un chiste de vaqueros

Un vaquero del Oeste bajito y enclenque se apea del caballo, lo ata y entra en un saloon.

Va a la barra, pide una sopa y conversa con otros vaqueros.

Al cabo de un rato sale, y vuelve a entrar hecho una furia:

-¿Quién ha pintado mi caballo de verde? De entre los clientes surge un vaquero de dos metros de alto, musculoso y con cara de pocos amigos.

-He sido yo, ¿paso algo? El sido yo, ¿pasa algo? El otro aún se vuelve más pequeño de lo que era, empalidece y responde con un hilo de voz: -Hum, solo quería decirle que la primera mano ya está seca, así que ya puede darle la segunda.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios