El timbre

Una viuda rica y solitaria decidió que necesitaba otro hombre en su vida y puso un anuncio que decía:

VIUDA MILLONARIA BUSCA UN HOMBRE PARA COMPARTIR SU VIDA Y FORTUNA, CON LAS SIGUIENTES CARACTERISTICAS:

1. QUE NO ME GOLPEE
2. QUE NO SA VAYA NUNCA DE MI LADO
3. QUE SEA EXTRAORDINARIO EN LA CAMA

Por varios meses, su teléfono sonó incansablemente, el timbre de la puerta sonaba sin cesar, recibió toneladas de cartas, pero ninguno de los hombres parecía cumplir sus requisitos.

Un día el timbre sonó nuevamente. La mujer abrió la puerta para encontrar un hombre sin brazos ni piernas. Perpleja, le preguntó, “¿Quién es usted y qué desea?”

“Hola. Su búsqueda ha terminado. Yo soy el hombre de sus sueños. No tengo brazos, así que no puedo golpearla, y no tengo piernas, así que no puedo alejarme de su lado.”

“Muy bien, pero ¿qué le hace pensar que sea tan extraordinario en la cama?”

“¿Cómo cree que hice sonar el timbre?”

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios