Los zapatos de mi mujer

Mi mujer llevaba una semana quejandose por todo,

así que una noche me grita:

¡Ponte en mis zapatos y comprenderás!

Te juro que no la comprendí…

Pero los tacones me han quedado ¡sensacionales!

 

 

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios