Los huevos frescos

huevos

Un cliente entra a comprar en un colmado.

-Quisiera media docena de huevos. El dependiente le despacha los huevos y comenta:

-¡Está de suerte señor, me los acaba de traer el granjero; aún están calentitos!

-¡Ah, no -dice el cliente-, yo los quiero frescos!

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios