Llega un señor bien borracho

Llega un señor bien borracho a su casa, y cuando va subiendo las escaleras se cae hacia atrás, cuando de repente siente algo muy caliente en las pompis y se acuerda que traía una botella en una de las bolsas de atrás del pantalón, como puede sube las escaleras, entra al baño, se quita los pantalones, se cura las heridas y se va a dormir. En la mañana su esposa lo despierta y le dice que te paso en la noche, y el le contesta pues la borrachera de siempre vieja, a lo que ella le dice pues mira que ahora si andabas bien borracho ya que llenaste el espejo del baño de curitas un poco más abajo de la cintura.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios