El tío y los pollitos

Entra un hombre borracho a un bar, se sienta en una mesa y empieza a gritar fuerte:

-¡Camarera, hip, cabbbmmmmarera, hip!

-Señor, por favor, compórtese. ¿Qué desea?

-Entonces el hombre saca unos pollitos de los bolsillos, los pone sobre la mesa y dice:

-Tráigame una botella de whisky para mí y para mis sobrinos. La mujer queda muy asombrada, pero le trae la bebida. Al rato vuelve a llamar el hombre:

-¡Camarera, una botella de tequila para mí y para mis sobrinos! Al rato nuevamente:

-¡Camarera, un champagne para mí y para mis sobrinos! Entonces la mujer se acerca y le dice:

-Escúcheme, usted ha bebido de más pero no me va a decir que cree que esos pollitos son sus sobrinos.

-Por supuesto que sí, los encontré en la calle y me decían: -“Tío, tío, tío, tío”

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios