El restaurante La Pantera Rosa

-Oye, ¿por qué no entraste al restaurante La Pantera Rosa? ¡Se come muy bien! –

Es que estaba lleno.

-No digas mentiras, siempre hay sitio allí.

-No, si el que estaba lleno era yo.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios