El gimasio y la casa

Estaba Juan en el gym como todos los días cuando de repente entra Pepe.

-Hombre Pepe, ¿tú por aquí? Si nunca habías venido.

-Ya ves, ahora voy a hacer pesas.

-¿Y eso, quieres ponerte en forma?

-Sí, más bien es por mi mujer. Me dijo que no volviera hasta que no pudiera mantener la casa.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios