El entierro de la suegra

-Te veo muy nervioso, ¿qué te pasa? -Vengo de enterrar a mi suegra. -Bueno hombre, no es para tanto. -Es que la condenada no se dejaba enterrar.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios