Los ciervos

Un grupo de amigos que iban a cazar ciervos se separaron en parejas durante el día. Por la noche, uno de los cazadores volvió solo, tambaleándose bajo el peso de un macho que tenía una enorme cornamenta.
¿Dónde está Harry? Preguntó otro de los cazadores.
Se desmayó a unos tres kilómetros cuesta arriba, respondió el acompañante de Harry.
¿Y lo dejaste solo allá mientras traías el ciervo?
Fue una decisión muy difícil, repuso el hombre, pero supuse que nadie se robaría a Harry.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrEmail this to someonePrint this page

Comentar

Comentarios