La parada del tren

En el tren, una señora pregunta al revisor: – ¿Podré bajar en la próxima estación? El revisor medita un instante y le dice: – Inténtelo pero baje con cuidado porque el tren no para en esa estación.